jueves, febrero 08, 2007

Os colgamos un video de denuncia sobre las condiciones en las que trabajan algunos delegados sindicales en las pequeñas y medianas empresas.

Presentamos el testimonio de una mujer que por el simple hecho de querer representar a los trabajadores ha sido puteada tanto por el patrón como por sus compañeros.

Es el testimonio de una persona que se juega el sueldo y la salud por intentar poner freno a un empresario que se cree Dios en su empresa. Y no encuentra el apoyo de sus compañeros cuando los necesita.

El video está dividido en dos partes. Es un vídeo largo, con una imagen fija y el audio de sus declaraciones. No es divertido y no es espectacular. Es duro.

A veces merece la pena escuchar. Un vídeo para que todos tomemos nota.



Acoso laboral VIDEO 1




Acoso laboral VIDEO 2

21 Comments:

Anonymous Anónimo said...

estas equivocada en las empresas grandes donde existe comite tambien ocurre lo mismo cuando se reivindica, en cambio si se hace lo que dice el jefe y se acepta sus favores no hay problemas

12:24 a. m.  
Anonymous País de chupa culos said...

Aquí no hay nada nuevo, esto es una viva representación de lo que es la empresa en España. Todos a llorar y a espaldas del jefe muy valientes pero cuando sale una persona con valor y con ganas de hacer algo todos los compañeros le apuñalan por la espalda, porque se cagan en los pantalones.
Este país está lleno de chupa-culos y eso los jefes lo saben.

2:48 p. m.  
Blogger samy said...

queremos sindicacion de contenidos!

12:55 a. m.  
Blogger Yuri said...

si es que ese jefe de seguratas que tenian en el fnac de donosti era un mamonazo tocacojones
y ademas menuda mierda de vigilancia que hacian
alli es mas facil robar que comprar
literalmente

3:26 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

debemosa dejar todos los sindicatos que no hacen mas que vendernos cuando no es con el gobierno es con la patronal
rebelion y lucha sin sindicatos que tienen las manos atadas nosotros solos podremos mejor

6:39 p. m.  
Anonymous paralachicadelvideo said...

Pues si luego vienen llorándote con problemas les recuerdas que no eres delegada por decisión de ellos, que expongan sus quejas directamente al jefe. La mentalidad en este país es así de cerrada, aún persiste la idea de que los sindicalistas buscamos problemas, la mayoría de trabajadores no se molestan ni en leerse su convenio, no saben cómo funcionan las leyes ni lo que hay que trabajar para que las empresas las cumplan.Aun esperan milagros sin poner nada de su parte y obviamente el empresario se ríe en sus narices. En la empresa donde yo trabajo somos muy criticados por estar haciendo permanencias, ir a juicios, inspecciones, porque según la mayoría cuando hacemos trabajo sindical no trabajamos. Pues bien, a partir de esas críticas sólo atendemos quejas en horas de permanencia, a ver si así se dan cuenta de que el trabajo sindical les sirve de mucho cuando tienen un problema.
Pero no creas, tambien se quejan de que no haya permanencias las 24h, no usan el buzón de sugerencias ni las consultas por email,
¿entonces qué quieren exactamente?
¿cuánto tiempo hace que no se sale a la calle para protestar cómo hicieron en Francia?
Compañera, tu por lo menos lo has intentado y puedes ir con la cabeza bien alta, los demás tienen el jefe que merecen.
Respecto a las empresas grandes decirte que hay otro tipo de problemas, el comite no es tampoco fácil que se ponga de acuerdo, todo lo que sea anteponer la ley a los caprichos patronales supone muchos dolores de cabeza y el escaso reconocimiento de los compañeros. Los años de dictadura dejaron su semilla en las ideas de la gente, sería necesario empezar una nueva forma de educación en la libertad para que las cosas fueran de otra manera. Pero los que me conocen suelen decirme que sueño despierto.
Un abrazo, salud!

11:05 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo estuve en una empresa muy parecida,pequeña,muchas horas extras y días de fiesta pues las nacionales y locales algunas.Pues bueno aquí la representante de los trabajadores era nada menos que la hija del jefe que aparecía por allá al mediodía estaba una hora y se iba.Como para decirle a la hija del jefe que no estas de acuerdo en algo,según me contó uno que estaba allá antes que yo que el jefe fue metiendo presión a unos cuantos trabajadores sobre todo a los extranjeros para que la votaran.Por suerte yo me fui en vista de que las promesas que me hicieron no las cumplían.Menudo mal ambiente se respiraba en esa empresa.

8:16 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Menuda gente ilusa, cuando aprenderán que en las empresas manda el jefe.

Los sindicatos tampoco se implican.

Es preferible ser tonto que pensar.

Los trabajadores siempre estamos solos

10:32 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

totalmente de acuerdo con la última entrada.

"Trabajo" en un lugar donde hay un sindicato por medio e incluso el INEM y no me han hecho el contrato todavía ni dado de alta en la seguridad social. O mañana eso cambia o el menda se larga del curro.

Se me agotaron las "excusas" que me dan. Por cierto UGT está por medio en el lugar donde empleo,¿no están al tanto a dónde llevan a sus afiliados? a lugares donde los trabajadores NO TIENEN CONTRATO...

REpito: UGT-INEM... en fin lo más de lo más y aquí el pringao sin contrato.

i
l
e
g
a
l

9:57 p. m.  
Anonymous el lisiao said...

No creo que el problema que comenta la compañera sea una cuestión de cultura, de países o de tonterías parecidas. El problema viene de las hipotecas, los gastos, los hijos y el ritmo de vida.
En todos lados existen los tiranos, y nunca es fácil poner coto a su sed de mandar y de cortar el bacalao; y si no, miradnos a todos, pasando por el tubo como ovejitas por una hogaza de pan.
Lo que ella cuenta es muy fuerte, y es un ejemplo más de las pocas garantías y derechos que tenemos y que nos pertencen ya que sin nosotros, todo este tinglado se va a tomar pol culo. ¡Sed conscientes!

4:57 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Mucha gente puede sentirse presionada por la hipoteca o por tener que mantener a una familia, de acuerdo, pero no siempre es así. Un chaval de veintipocos años, que vive con sus padres y no pone un euro en casa, dudo mucho que tenga esos motivos para "tragar". Y un veterano que no se atreve ni a dar su opinión al jefe acerca de nada, siempre le da la razón... lamentable. Es como ha dicho un compañero: todos a llorar y a espaldas del jefe muy valientes.
Esto ocurre en Leche Pascual (Aranda de Duero, Burgos) desde siempre. En esa empresa o se hace lo que te dicen o problemas. Si perteneces a un sindicato te despiden. Si has trabajado allí y vuelves con una contrata, la obligan a que te despida (ha ocurrido en varias ocasiones, ¡y nadie dice nada! Como siempre ha sido así... todos se callan). Y muchas situaciones similares. Además de pagar poco más de 600 euros al mes a la mayoría de empleados, los lameculos encargadillos ganan un poco más.
Lo triste es que aquí, como en todos los sitios, todo el mundo (salvo excepciones) se queja. pero a la hora de la verdad no se hace nada, sólo bajar la cabeza y tragar. Y todo el mundo es todo el mundo, sean de la empresa o de contratas que trabajen allí. Eso es así. Muy triste.
Y la gente, por defender a los sindicatos un poco, sólo pide y pide, pero no apoya a nadie a la hora de la verdad. Uno trata de buscar mejoras para los compañeros y trabajadores y a la hora de la verdad se esconden todos y te dejan con el culo al aire. ¿Qué es lo que queremos? Ni nos interesamos por el calendario laboral, por saber si hacemos las horas correctas, por ver si estamos obligados a realizar según que trabajos... sólo a llorar en el bar, pero en el trabajo: "Sí, sí, ya voy. Ahora mismo" Y a callar.
SOMOS UNA PANDA DE GILIPOLLAS, QUE ANHELAMOS SUELDOS EUROPEOS PERO NO LUCHAMOS POR ELLO. SÓLO NOS LAMENTAMOS EN EL BAR.

6:45 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Microlan Sistemes Informatics, en Sant Cugat, es una empresa pequeña de menos de 10 trabajadores y sin perspectivas de crecimiento ni futuro. Donde te explotan durante 10 horas al día, y a final de mes te dicen que no has cumplido los objetivos para no pagarte comisiones (seas técnico o comercial, ya que todos tienen comisiones para complementar los bajos sueldos). Pero si un mes tu éxito es un clamor y no se puede camuflar tu resultado, entonces te dicen que has vendido demasiado y que no hay dinero para pagarte las comisiones, y que hay que renegociar las condiciones pactadas. Increible pero cierto.

En esta empresa se dieron 4 casos de mobbing, 14 despidos y se marcharon por propia voluntad 5 trabajadores. Este record en menos de 9 años de existencia, es decir, que si entras a trabajar en esta empresa tienes un 95% de posibilidades de estar en la calle antes del 2º año, y si no es peor, ya que van a quemar para que te marches. Lo vi con mis propios ojos.

Respecto a los despedidos, a dos de ellos se les echó mientras estaban de baja, uno de ellos por depresión (imaginaros el motivo). Y a un tercero mientras estaba de vacaciones en su país. A todos los despedidos se les pagó una miseria de finiquito argumentando que la empresa no andaba bien y acogiéndose al despido por causas objetivas (excepto en una ocasión, que se pagó lo legal por miedo a una denuncia del trabajador porqué tenía un amigo en un sindicato). Pero en cambio, este último año el jefe se compró un cochazo de 5 millones, se subió el sueldo un 10% a él mismo, al director técnico y la secretaria. Paradójicamente, este último año, al resto de la plantilla se le bajó el sueldo porqué se dijo que no había dinero para pagar (la gente no sabe lo de esa subida del trio de jefes, pero supongo que se enterarán, tarde o temprano, al leer estas lineas).

Si esperas aprender alguna cosa y que te sirva para el CV, olvídalo. No invierten en formación, y si alguién a tenido que asistir a algún curso técnico se lo ha tenido que pagar de su bolsillo.

Si a pesar de toda esta información decides incorporarte a esta empresa ten en cuenta un par de consejos: no esperes tu coche de empresa que negociaste al entrar, las tres personas mencionadas antes (gerente, dtor. técnico y secretaria) mandan mucho, no les lleves nunca la contraria y hazles la pelota, no discutas con ellos de política (y si discutes que sepas que los tres son ultraconservadores), no hables de tu vida privada ya que lo usarán para aprovecharse de ti y hacerte daño y, por último, no te fíes de las sonrisas que te regalen por la mañana, ya que puede ser que te vayan a despedir por la tarde (lo he visto con mis propios ojos).

Suerte, y sigue buscando!!

9:22 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hoy he tenido una entrevista de trabajo y después de explicarme el perfil que solicitaban para un puesto, me preguntan si tengo familia y que si pienso tenerla...es que para formar a una persona que al año coja una baja de cuatro meses por parto no concuerda con el perfil buscado..¿Cómo es posible que tenga que escuchar estos comentarios?.

11:05 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Mi ex jefa (nunca la consideraré como tal porque jamás hizo un contrato, ojalá se le caiga el poco pelo que tiene con una inspección a fondo de trabajo)

Me contó que una empleada hace años le "ocultó" que estaba embarazada hasta que firmó el contrato indefinido.

Claaaaaro, hay que esperarse a tener hijos cuando los jefes quieran no te j...

Seguro que ella no pidió permiso para tener a sus niños.

Confío más en el destino de quien no va por el buen camino que en los sindicatos y estoy convencida de que tropezará con algún susto por vía legal.

11:58 a. m.  
Anonymous Mari said...

Soy la chica del video.
Creo que sí es un problema de cultura, coraje, dignidad, valentía y muchos adjetivos más. Las personas parecemos no tener principios y creo que es fundamental para ser persona y dormir tranquilos.
Yo personalmente necesito un sueldo como el que más, divorciada y afrontando una hipoteca yo sola, cobrando poco más de 1000€ y pagando 700 de hipoteca, pero creo que lo que me han hecho en el trabajo no tiene nombre no voy a arreglar el mundo, ni nada de eso me echaran tendré que buscar otro trabajo, que seguro esta igual o peor, soy consciente de ello pero esto sobre pasa mis principios como persona, lo que no quieras para tí no lo desees para nadie. Yo no hubiera dejado a una persona que esta dando la cara por mí con el culo al aire, y voy a por todas. Sobre los sindicatos y hablo por mi experiencia, sí ayudan y hacen lo que pueden, la cuestión es que ellos se mojan hasta donde tú quieras, y no todo el mundo esta dispuesto a llegar al final con todas su consecuencias. Creo que las personas nos podemos dejar someter y humillar asta un punto.

12:16 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

PARA MARI LA DEL VIDEO ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO EN TU COMENTARIO Y APARTE DE LA CULTURA EL SOMETIMIENTO ESCUDANDOSE EN HIPOTECAS ETC NO ES MAS QUE EL MIEDO A PERDER ALGO LO QUE DE VERDAD NOS DEBEMOS DAR CUENTA QUE MIERDA PARA ENCONTRAR HAY PATADAS. TAMBIEN ESTOY DE ACUERDO QUE LOS SINDICATOS AYUDAN AUNQUE COMO EN TODOS LOS SITIOS ENCUENTRES A VECES INEPTOS Y QUE ES NUESTRO MIEDO A LLEGAR AL FINAL COMO BIEN DICES A CERRAR PUERTAS PERO LAS PUERTAS QUE NO INTERESAN HAY QUE CERRARLAS YA QUE EXISTEN MUCHAS OTRAS PARA ABRIR.
AUNQUE TUS COMPAÑEROS NO TE APOYEN JAMAS TE QUITARAN LO MAS GRANDE LA DIGNIDAD Y POR MI PARTE MERECES EL MAYOR DE LOS RESPETOS Y TODO MI APOYO MORAL ES UNA PENA PENA QUE PERSONAS CON INTEGRIDAD COMO TU TENGAN QUE TIRAR LA TOALLA ANTE TIRANOS POR CULPA DE UN PUÑADO DE CAGADOS DE ESTO HAY MUCHO ANIMO Y ADELANTE

5:15 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

perdón por el spam, pero como anunciaste la última manifestación tal vez te interese saber que el próximo 24 de marzo a las 17:00 se celebra una convocatoria estatal por el derecho a la vivienda digna.

Más información:
http://bcn.vdevivienda.net/2007/02/15/por-primavera-seguimos-en-la-calle/

8:29 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Os envío este artículo que refleja muy bien el sentimiento de engaño y manipulación que nos embarga a muchos de nosotros en lo concerniente al problema que están viviendo “los trabajadores y trabajadoras de a pie” de Delphi Puerto Real
Saludos.
Las reflexiones de Manuel
J. M. Álvarez (InSurGente/Rebelión)
A media mañana, Manuel -un ciudadano corriente-, sale de su domicilio, sabedor de que se está desarrollando una manifestación en Cádiz, la ciudad andaluza donde vive. Miles de personas, trabajadores afectados, políticos y sindicalistas, participan en la marcha convocada contra el cierre de la factoría Delphi España, empresa ex filial, al menos de manera formal, de la multinacional norteamericana General Motors, que da trabajo a unos 1.600 obreros. Es necesario advertir que Cádiz es la capital de España más castigada por el desempleo.
Manuel se sitúa en la acera de la avenida, por donde discurre la manifestación, con la intención de sumarse a ella. Durante unos minutos percibe el llamativo penacho amarillo que identifica a Teofila Martínez, alcaldesa de la ciudad y miembro del Partido Popular (PP). También ha reconocido al alcalde de Puerto Real -municipio cercano a Cádiz que comparte problemas similares- José Antonio Barroso, y al presidente de la Diputación de Cádiz, Francisco González Cabañas, militante del Partido Socialista (PSOE). “Juntos pero no revueltos”, considera nuestro hombre, con cierta resignación.
La airada multitud protesta por los continuos reveses que sufre, desde hace años, la casi desmantelada zona industrial de la Bahía gaditana. El eslogan, Cádiz, la ciudad que sonríe -ideado por el equipo de Gobierno municipal- es todo un sarcasmo. Hace años que ni la ciudad ni su bahía, saben lo que es una sonrisa, a no ser que alguien pueda reírse de su propia miseria. Sube el tono de las protestas. Ahora la gente corea: “¿Chaves, dónde estás que no te vemos?” en alusión al socialista Manolo Chaves, presidente de la Junta de Andalucía que lleva casi 20 años chupando del bote y, a pesar de las ayudas europeas, ha sido incapaz de lograr que Andalucía en general, y Cádiz en particular, abandonen la condición de zonas deprimidas de Europa.
Manuel se pregunta cómo es posible que La Junta de Chaves haya entregado a cambio de nada (a la vista está), 62 millones de euros en subvenciones a la empresa Delphi, y que ahora ésta pretenda largarse por la puerta de atrás, con el dinero de las ayudas públicas, los beneficios obtenidos durante varios años y todo tipo de exenciones. Dudando, inicia la andadura, aunque lo hace por la acera, sin integrarse en la marcha que discurre por el centro de la calle. No le resulta fácil caminar junto a los seguidores de quienes efectuaron las primeras reconversiones salvajes en los Astilleros de la bahía porque así lo exigía el capitalismo (aquellas aguas trajeron estos lodos). De repente, aparece ante sus ojos una pancarta de solidaridad con los trabajadores afectados. ¡Qué extraño! Cuelga de la fachada del Colegio San Felipe Neri, centro donde siempre ha cursado sus estudios la élite de la ciudad.
Unos metros más allá, observa a las monjas de una escuela cercana y un grupo de alumnas que aplauden, con entusiasmo, el paso de los manifestantes y cómo éstos devuelven el aplauso. ¿Formarán tanto alboroto porque el Ilustrísimo Señor Obispo de Cádiz, y algunos curas más, están en la manifestación? “Yo no devolvería el aplauso”, piensa Manuel, porque conoce la posición ultra reaccionaria de la Iglesia Católica española y ha visto, en alguna ocasión, añejas fotografías en las que destacan los Príncipes de la Iglesia haciendo el saludo fascista junto a los militares golpistas que se sublevaron contra el Gobierno del Frente Popular de la Republica española, desencadenando un posterior genocidio, mientras los prelados miraban para otro lado.
Fugazmente, vislumbra a Gaspar Llamazares, Coordinador General de Izquierda Unida (IU) y opositor preferente (más bien, preferido) del Gobierno del PSOE. Reconoce a algunos militantes locales de IU con los que tiene relaciones. Está seguro de que, más de uno de ellos, se estarán preguntando si la “astuta” estrategia encaminada a cambiar el sistema desde dentro, ha servido de algo. Esta experiencia -y las acumuladas desde tiempo atrás- demuestra que contemporizar con el régimen sólo acarrea disgustos en forma de retrocesos en las conquistas sociales arrancadas gracias a la lucha, y no a estériles compadreos.
Ante la profusión de banderas de Comisiones Obreras (CCOO), y de la Unión General de Trabajadores (UGT), Manuel certifica que, además de la estupidez, la hipocresía humana también es infinita. Los sindicalistas “mayoritarios” -sostenidos económicamente por el Estado- han propiciado estas situaciones, debido a sus políticas conciliadoras y de claudicación frente a los patronos. Quizás alberguen la esperanza de alcanzar algún Expediente de Regulación de Empleo (ERE) pues, aunque los ERE sólo sirvan para destruir empleo, los sindicatos “de clase” cobran un porcentaje por cada trabajador despedido que se acoja a ellos. Curioso. Los que dicen defender el empleo, hacen negocios con el desempleo. ¿Qué pintarán ahí?
Manuel entiende, hasta cierto punto, que la alcaldesa luzca -como representante de la ciudad- su pelambrera amarilla en medio de esa caterva, pero lo que asoma por lontananza acaba con su paciencia: Una enorme pancarta del PP, es conducida por una docena de personas afines a ese partido de extrema derecha. Manuel no puede contenerse y le espeta a uno que pasa cerca de él: -“¿Pero desde cuándo ustedes se han preocupado por los obreros?”. El interpelado lo mira y se calla. No tiene respuesta. Está ahí, sólo por cuestiones de mercadeo electoral. Fastidiado, nuestro protagonista, regresa a su casa mientras murmura entre dientes: -“Menos manifestaciones y más boicoteos a las instituciones de los oligarcas y a sus amañadas elecciones”.
Los capitalistas tienen las cosas muy claras. Las manifestaciones toleradas proporcionan imagen democrática, pero carecen de un mensaje con futuro y se olvidan pronto, excepto por los afectados. El régimen del Borbón apostó hace años, de la mano del bipartidismo, por el marco neoliberal donde prima el beneficio de las empresas, y ese beneficio será mayor, allá donde exista mano de obra más barata. Los obreros avanzados, son conscientes de que la democracia de la oligarquía los excluye permanentemente de la toma de decisiones políticas y económicas; por tanto esa democracia es, para los trabajadores, más falsa que Judas. Y así seguirá, invariable, mientras abunden los ilusos que, pese a ser arrojados al paro, continúen legitimándola, participando de sus instituciones y mascaradas electorales en las que sólo hay dos opciones atorrantes: la derecha, representada por el PSOE, y la extrema derecha, representada por el PP.

2:27 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

hola a todos,yo trabajo en el metro de madrid de vigilante de seguridad y creo k es la mayor mierda de empleo en el k estado( y e estado es mutxas mierdas)el salario es una mierda.....son 800 y piko euros tienes k meter horas como 1 cerdo pero claro,no creas k te las van a pagar decentemente no.a 7 euros con 26 centimos uauuuuuuuuuuuuuuuuuuuu k dineral!los turnos son de 12 horas y de 10 pero fuera de metro los vigilantes trabajan siempre 12 horas algunos 14 y otros 16,festivos ,notxes,todo,yo no creo k dure mutxo de etxo voy de baja en baja para putear,las empresas son unas hijas de puta,pero los vigilantes tampoko se kedan cortos pork meten horas como lokos,algunos con razon por familia etc pero otros para ganar mas dinero como el sueldo es 1 mierda...........no entiendo como en este pais puede estar el tema laboral tan askeroso y esto es europa?nos comparan con otros paises para el carnet por puntos etc etc pero nunca para los sueldos oyes..............ya podiamos cobrar como en alemania o por ahi joder k envidia.un saludo d 1 humilde y kemao vigilante de seguridad(por poko)

2:47 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola,

Quisiera sacar a colación el tema de los becarios en las empresas. Parece ser que con la idea de que una persona que se está formando no aporta la suficiente producción a la empresa y por ello se le paga un sueldo de formación ínfimo. Formalmente, las tareas de un becario son auxiliares (jaja y ja)por lo que van acorde a su remuneración. Mi experiencia personal está basada en la empresa pública aunque comparando los sueldos de la privada (120-150 euros al mes por 25h semanales o incluso a veces sin remuneración -como es el caso de Ikea-) mi sueldo es bastante alto. Se supone que la beca es una ayuda económica al estudio (pero no me da ni siquiera para pagarme la matrícula). Sin embargo, lo que me sorprende es que en una universidad pública la estrategia del becario para "quitarte faena a bajo coste" también se aplica. Mi experiencia personal es la siguiente: trabajo en una facultad publica en la que conseguí una beca gracias a su bolsa de trabajo. El sueldo es de 490 euros/25 horas semanales (bueno, era porque ahora me retienen un poco más) pero aproximadamente para que os hagáis una idea. En la base de la convocatoria deja explícitamente que las tareas a realizar deben ser siempre compatibles con el estudio y son tareas de apoyo a las funciones administrativas. Resulta que en la práctica estás ocupando un cargo administrativo como cualquier otro funcionario pero sin ningún tipo de beneficio. Que además de no tener ningún tipo de derecho como personal laboral de la facultad ni siquiera tenemos los servicios mínimos (como un triste botiquín de emergencia el cual tienes que pagar tú si quieres uno). Además, cuando te lees el reglamento en la bases de la convocatoria es bastante ambiguo a ciertos aspectos (sobretodo si hacen referencia a tus derechos). Podriamos cobrar hasta 625 euros según el reglamento por las horas que hacemos pero no sé cual es el criterio por el cual cobramos mucho menos cuando si no fuera por los 12 becarios de los cuales viven estrictamente la oficina (no hay empleados fijos exceptuando a los dos responsables que se llevan un sueldo cojonudo)y hacemos todas las tareas y profesiones que sean necesarias (guarderia, mozos de almacen, representantes...etc) en las cuales a veces debemos saltarnos nuestras clases (recordaris eso de la compatibilidad de estudios?)por algún evento al cual debes asistir a pesar de no estar en tu turno de jornada laboral.
En fin, qué iluso que pensaba que esto sólo pasaba en la empresa privada.... Lo peor de todo es que estamos hablando de una institución educacional la cual se basa en inculcarnos valores y principios.... Aunque sé perfectamente que lo peor todavía estar por llegar...

En cuanto al caso de la delegada sindicial creo que los trabajadores tenemos lo que nos merecemos. Estamos demasiado adiestrados para obedecer y someternos. Si hubiera otro tipo de cultura laboral las cosas podrían ser muy diferentes pero no nos molestamos en defender nuestros derechos y obtenemos lo que nos buscamos. La clave estar en que la mayoría de los trabajadores deberían ponerse de acuerdo a la hora de querer aplicar una política sindicial en la empresa y ser firmes en ello pero siempre es más fácil no complicarse la vida y no tener que pensar.

10:53 p. m.  
Anonymous Currante Castellón said...

Esto que ocurre es muy típico, y por desgracia no sólo ocurre en las empresas. Por desgracia tenemos unos sindicatos politizados y extra subvencionados que no mueven un solo dedo. La gente que se consigue liberar no vuelve a pegar golpe en su vida, dejando al sindicado de a pie en bragas. Pertenezco a un sindicato de los grandes (que me conviene porque me descuenta en el seguro del coche, porque si no, otro gallo cantaría) que en lugar de venir a ver las condiciones laborales, se pasa una vez cada cuatro años para las elecciones sindicales. No contento con eso, cuando vas a la sede te tratan como si no supieran de que hablas, y la última es ya que me llega la información de cursos bolsas y derivados cuando la fecha de inscripción ya ha pasado. Para cambiar el sistema laboral de este país tenemos no sólo que meterle caña a los empresarios, que se la merecen y mucho (yo he llegado a tener que devolver pagas extras porque "habíamos acordado" (o sea, o eso o a tu casa) que se me pagaría por horas) y por supuesto, en cuanto pude me fui a mi casa, he visto como me han echado la culpa de todo, sólo porque aprendía muy rápido... pero también he visto como cuando me he ido a informar, nadie ha sido capaz de mover un dedo, nadie sabía de que hablaba (eso sí, en cuanto había que votar delegados comarcales, se sabían hasta mi nombre).
nos merecemos mejores condiciones laborales, mejores empresarios y por supuesto y no menos importante, mejores sindicatos (si los sindicatos de este país sólo cobraran de lo que la gente les da, otro gallo les cantaría).
Ha llegado el momento de que el trabajador meta caña a diestro y siniestro, sin mirar a quién... que los hay que sólo se acuerdan de ti cuando has de hacer horas extras por cuatro perras (o gratis, porque los que estamos en oficinas nos toca regalar nuestro tiempo, y si no, ya sabes), pero también los hay que sólo se acuerdan de ti el 1 de Mayo.

8:30 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home